Escribir una novela es un viaje, normalmente largo. Puede llevar meses o años. Cuando viajas hay dos maneras: a) Salir de casa y caminar sin saber adónde te llevarán los pies. b) Trazar una ruta, mirar guías de viajes, precios, etc. Aunque la primera manera puede ser muy estimulante, podría suceder que no salieras ni de tu barrio. Así que aconsejo la segunda.

Pueden ser muchos los preparativos y pasos previos antes de comenzar este viaje literario, hoy me centraré en dos que considero básicos y que ayudan a evitar el bloqueo.

Abre un documento en tu ordenador con el nombre provisional de tu libro. En la primera página escribe algunas ideas sobre el tema sobre el que tratará y los nombres de posibles títulos (si no tienes uno definitivo todavía). En la segunda página escribe el nombre de cada personaje y tras su nombre una descripción que incluya al menos esto: algo de su aspecto físico, su familia, sus miedos, intereses, defectos, cómo habla, qué edad tiene, algo de su pasado.

Esta sencilla relación de personajes te será de tremenda utilidad, lo prometo. Cuando lleves doscientas páginas y quieras recuperar algo sobre un personaje que salió al principio, o vaya a aparecer alguien que tenías en mente, o se repita un encuentro, etc. podrás ir a tu página dos y ver todo lo importante sobre ese personaje, de manera que, no solo haya coherencia, sino que sea más sencillo que traces las relaciones entre ellos y avance la historia.

Lo segundo que aconsejo es que escribas un índice de capítulos. Sí. Capítulo 1, Capítulo 2, etc. Y tras cada uno de ellos escribe unas ideas de lo que tienes previsto que suceda en cada capítulo. Evidentemente, una vez te sientes a escribir la novela podrás dejarte llevar y no tienes por qué ajustarte a esas ideas previas, pero es una guía, un guion que no te fallará, que evitará que pierdas el hilo de la narración, la idea que querías transmitir, los puntos de interés y que previene la página en blanco. Así, según llegues a cada capítulo dirás: aquí que iba a pasar, qué iba a contar. Y una vez lo hayas contado, podrás cambiar de capítulo. Y sí, también es bueno que tengas pensado un capítulo final con uno o varios finales. Sin embargo, esto es mucho más complejo. Lo que aconsejo es que te vayas haciendo este índice de capítulo sobre la marcha. Es decir, puedes escribir las ideas de los cinco o seis primeros capítulos y según avances ir escribiendo las de los siguientes. Ve siempre con ventaja, no esperes a escribir los cinco primeros capítulos para trazar el plan de los cinco siguientes, o podrás bloquearte. Juega con ventaja, siéntate a pensar antes de escribir.

Desde mi punto de vista, de lo más importante en una novela es el esqueleto, y esto hay que crearlo previamente para que funcione y sea consistente. Por ello cuida la estructura y la coherencia antes de nada.

Espero que te haya sido de utilidad. Es muy complejo escribir una novela y si has escrito o intentado escribir ya alguna lo sabrás.

Anuncios