old-books-436498_1920

Lo primero, no regales tu libro. No lo regales a no ser que forme parte de una estrategia.

¿Por qué no deberías regalarlo? Si tú no das valor a tu obra, el lector no se lo dará. Creo que todo ese tiempo, esfuerzo y aprendizaje que requiere escribir un libro debe tener un precio. El que sea, pero un precio.

¿Qué más sucede si regalas el libro? Para empezar, se lo estás poniendo muy fácil para que quienes se dedican a piratear libros (todos) y colgarlos en Internet ganen dinero a tu costa, dinero que tú no ganarás. Tu obra ya estará para siempre gratis por Internet y contra eso no podrás pelear cuando le pongas un precio (me ha pasado).

Dará la sensación de que tu libro no tiene suficiente calidad como para pagarse por ella. Muchísimas obras de escritores amateurs se regalan por Internet, prácticamente nadie las valora. Pocos pasan de wattpad a una editorial famosa y a ganar dinero. Pocos, pero sí algunos.

No regales libros ni a tus amigos (a no ser que quieras hacerlo en alguna contada ocasión). ¿Tienes algún amigo fontanero, panadero, zapatero, lo que sea? ¿Ese amigo cada vez que saca unos zapatos nuevos te los regala? Nadie va por ahí regalando su trabajo. Si ser escritor pretendes que sea un trabajo (aunque sea complementario), no lo regales o, insisto, no te valorarán. Si un amigo quiere leer tu libro, ofréceselo, claro que sí, pero a un precio, hazle un descuento de amigo si quieres, pero que pague, o no te tomarán en serio.

¿Qué precio poner? Esto es muy complicado.

El equilibrio es imposible, o casi, pero deberías buscarlo.

Hay dos factores que deben equilibrarse: que el libro sea lo suficientemente barato como para que muchas personas quieran comprarlo y que tengas un porcentaje de beneficio digno. Me explico. Amazon, en una estrategia que no comprendo, da a los autores un 30% de los beneficios siempre y cuando su libro cueste entre 0,99 y 2,99 euros. Muchos autores, yo también lo he hecho, ponemos a veces el libro a 0,99 para llegar a muchos lectores. Pero el significado de esto es que tu beneficio es ridículo. Tienes que tener una cifras de ventas mensuales muy altas (saca cálculos) para recaudar en un mes 21 euros. Y con 21 euros en un mes no te vas a hacer rico. Entonces te das cuenta de que tras vender unos 70 libros (no está nada mal) apenas te has llevado beneficio. Y los meses que vendas dos o tres libros, pues eso, no llegas ni al euro.

Para saber cuál debería ser tu margen de beneficio tengo una propuesta sencilla. Las editoriales, tradicionalmente, han dado entre un 5 y un 15% del beneficio del libro de papel al autor. Esto suponía que el escritor se embolsaba entre 1 y 2 euros por libro aproximadamente (dependiendo del precio del libro). Pues esa es una buena referencia. Yo pienso que es muy digno que un escritor gane entre 1 y 3 euros por ejemplar vendido, sea en papel o en digital. Es verdad que esto encarece el precio del ebook y puede bajar las ventas. Pero ahí debes observar si el margen de beneficio se mantiene o no.

Sinceramente, si pones un libro a un precio de tres euros no creo que sea nada desorbitado. Ganarías unos 2 euros. Ganar 2 euros por cada libro es digno y tampoco es algo como para que piensen que te estás aprovechando de nadie. Un café cuesta tu beneficio. Un zumo de naranja tiene el precio de tu libro. Quien no pague 3 euros por un libro no pagará nada, y contra eso poco se puede hacer.

¿Y en papel? Más o menos lo mismo. Si tu margen de beneficio va entre 1 y 3 euros no se encarecerá apenas el precio del libro. Yo aconsejo abaratar los costes de producción, hay muchos lugares donde se imprime muy barato hoy en día. Cuantas más páginas, más caro, evidentemente. Pero si un libro que te cuesta producir 12 lo vendes a 15 sigue siendo un precio vendible. Aunque es cierto que hay números muy psicológicos. No es lo mismo vender a 2,99 que a 3 euros, ni a 15 euros que a 14. En cierto modo los libros físicos también tienen sus barreras entre baratos y caros. De 5 a 9 muy baratos. De 10 a 13 baratos. De 14 a 18 asequibles. De 19 a 24 caros. De 25 en adelante muy caros.

Excepciones: Sí puedes regalar tu libro cuando forma parte de una estrategia. Por ejemplo, es muy útil regalar tu libro a un bloguero que te escribirá una reseña. Es útil regalar el libro si lo haces en tu web y cobras dinero por los anuncios en los que hagan click. Hay muchas estrategias mediante las cuales puede ser rentable regalar tu libro, pero si obedece a una estrategia comercial, no es regalarlo, sino que es una inversión. Por tanto sigue siendo válida la máxima de no regales tu libro.

Anuncios